La Galería de Comercio presenta este sábado 6 de octubre, de 19:00 a 21:00 hrs “Frauenkörperbewegungsbilder”, un proyecto de Jennifer Bornstein (Seattle, Washington 1970, vive y trabaja en Berlín), realizado en 2010. Filmada en 16mm, esta película recrea posiciones corporales realizadas por bailarinas, basadas en imágenes de archivo de ejecuciones dancísticas de los años sesenta y setenta.

“Frauenkörperbewegungsbilder” (que podría traducirse de un modo definitivamente arbitrario como ‘imágenes de cuerpos de mujeres en movimiento’ o ‘imágenes en movimiento de cuerpos de mujeres’ o ‘película de cuerpos femeninos’) fue realizada en California, donde vivió algunos años. La investigación ha sido una parte fundamental de su trabajo, en la que la recuperación y reactivación de imágenes ha sido punto de partida y materia prima de sus obras. Para este proyecto en particular, Bornstein trabajó en los archivos del instituto Getty en Los Angeles.

Su investigación intentaba comprender el uso de la fotografía por parte de mujeres artistas haciendo performance durante una posible tercera generación de feministas, hacia los años sesenta y setenta. Aquellas artistas habían usado la fotografía como una herramienta de documentación, generando imágenes en las que la mayoría de las veces sus cuerpos (o los de las ejecutantes) aparecían desnudos. Jennifer se preguntaba cómo esas imágenes conservaban y conservan su carecer político, a pesar –o más bien: más allá- de la representación de la mujer desnuda y del atávico uso fetichista de imágenes de mujeres desvestidas en la historia del arte.

Una de las cosas que le llamó la atención fue que muchas de estas imágenes fueron captadas fuera de los espacios de galerías o museos, muchas de las veces en respuesta a circunstancias políticas específicas y las fotos servían casi exclusivamente como registros documentales de eventos. Las fotos nunca fueron retocadas, editadas, ampliadas a formatos grandes, muchos menos photoshoppeadas o vendidas. A Bornstein le intrigaba cómo estas imágenes permanecieron en la memoria colectiva de los artista contemporáneos, muchas de las veces de manera romantizada, haciendo que escaparan de sus contextos e intenciones originales.

Y aunque la investigación de Jennifer Bornstein no se redujo a un período de tiempo, sino que recuperó e incorporó en su proyecto imágenes de Leni Riefenstahl (procedentes de Schönheit im olympischen Kampf) o de revistas (Evergreen Review), en las que la sexualidad explícita, la relación del ser humano con la naturaleza y la carga ideológica del feminismo confluyen de maneras diversas y contradictorias, la obra final –la película- existe pacíficamente en un ámbito libre y ligero, silencioso y al mismo tiempo poderosamente crítico, emancipado.

Más allá de la mera objetualidad de las fotografías (junto a algunas notas y rumores) muchas obras de performance de aquella época (incluyendo fotos de obras de la propia madre de la artista, Gloria Bornstein) existen gracias a ellas, y el carácter documental de las mismas ha sido trascendido por su propia significación como un patrimonio colectivo, por ello es importante emplazar el resultado de la investigación de Bornstein en el espacio público, en La Galería de Comercio.